Nathan Coley, There Will Be No Miracles Here : Fotografía de noticias

Nathan Coley, There Will Be No Miracles Here

Crédito: 
Alastair McKay / Colaborador
[UNVERIFIED CONTENT] Nathan Coley's anti-religious slogan, in the grounds of the Scottish National Gallery of Modern Art Two, Edinburgh
Leyenda:
[UNVERIFIED CONTENT] Nathan Coley's anti-religious slogan, in the grounds of the Scottish National Gallery of Modern Art Two, Edinburgh
Calcular precio
Ver carrito
Fecha de creación:
January 09, 2013
Editorial n.º:
159325125
Restricciones:
Póngase en contacto con su oficina local para conocer todos los usos con fines comerciales o promocionales.
Tipo de licencia:
Con derechos gestionadosLas licencias de productos con derechos gestionados se negocian según el uso que se les dé. La tarifa para utilizar el producto se calcula a partir de diversos factores, entre los que se encuentran el tamaño, la colocación, la duración del uso y la distribución geográfica. Cuando decidas completar la compra de un producto con derechos gestionados, te pediremos información para determinar los derechos de uso.
Colección:
Moment
Tamaño máx. archivo:
1.870 x 2.805 px (49,48 x 74,22 cm) - 96 dpi - 900 KB
Inf. de autorización:
No se cuenta con autorizaciones.Más información
Fuente:
Moment Editorial
Nombre del objeto:
4924602386.jpg

Palabras clave

Esta imagen está sujeta a copyright. Getty Images se reserva el derecho a demandar a los usuarios no autorizados de esta imagen o este clip, y a reclamar daños y perjuicios por violación de derechos de autor. No se podrá garantizar la disponibilidad de esta imagen hasta el momento de la compra.
[UNVERIFIED CONTENT] Nathan Coley's anti-religious slogan, in the... Fotografía de noticiasCartel,Edimburgo,Estilos de vida,Galería nacional escocesa de arte moderno,Midlothian - Escocia,Reino Unido,Terrenos,VerticalPhotographer Collection: Moment Copyright, 2013, Alastair McKay[UNVERIFIED CONTENT] Nathan Coley's anti-religious slogan, in the grounds of the Scottish National Gallery of Modern Art Two, Edinburgh